sábado, 7 de enero de 2017

La Reina del Chamamé y el Jeroky Yara visitarán al Gaucho Gil y a la Virgen de Itatí


La Reina Nacional del Chamamé Mara Lomonaco y el Jeroky Yara (Dueño del baile) Yamil Gómez visitarán el próximo miércoles 11 de enero el santuario del Gaucho Gil y la Basílica Nuestra Señora de Itatí, cumpliendo con una tradición que vienen realizando los últimos representantes de esta Fiesta Nacional del Chamamé.

El último viaje de la Reina Nacional del Chamamé y su acompañante dará inicio en el santuario del Gauchito Gil en la localidad de Mecerdes. En esta oportunidad, después de la celebración central por el día de esta figura de devoción popular, Mara Lomonaco –portando el vestuario rojo de gala- y Yamil Gómez se acercarán a rendir honores y agradecimientos. 

Más tarde, los mismos protagonistas harán lo propio en la Basílica de Itatí, rindiendo homenaje a la Virgen Morena. En este caso, la Reina llegará portando traje claro, mantilla y la corona en mano para su correspondiente bendición, cumpliendo con el ritual que se lleva adelante cada año, días antes del inicio de una nueva edición de la Fiesta. 

Esta actividad es organizada por el comité artístico, el Instituto de Cultura de Corrientes y el Ministerio de Turismo de la Provincia, en coordinación con los municipios de Mercedes e Itatí.

Gauchito Gil

Es una figura religiosa, objeto de devoción popular en la Argentina. Su fundamento histórico está en la persona del gaucho Antonio Mamerto Gil Núñez, de quien se sabe poco con certeza. No está comprendido dentro de la liturgia católica. Nació en Pay Ubre, cerca de Mercedes, en la provincia de Corrientes, alrededor de 1840 y fue asesinado el 8 de enero de 1878 a unos 8 kilómetros de Mercedes.

La versión más relatada señala que Antonio Gil fue un gaucho trabajador rural, adorador de San La Muerte, que tuvo un romance con una viuda adinerada. Esto le hizo ganar el odio de los hermanos de la viuda y del jefe de la policía local, quien había cortejado a esa misma mujer. Debido al peligro, Gil dejó el área y se alistó para pelear en la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870). Luego de regresar, fue reclutado por el Partido Autonomista para pelear en la guerra civil correntina contra el opositor Partido Liberal, pero desertó. Dado que la deserción era delito, fue capturado, colgado de su pie en un árbol de espinillo, y degollado. Gil le dijo a su verdugo que debería rezar en nombre de Gil por la vida de su hijo, quien estaba muy enfermo; el verdugo así lo hizo y su hijo sanó milagrosamente. Él le dio al cuerpo de Gil un entierro apropiado, y las personas que se enteraron del milagro construyeron un santuario, que creció hasta hoy.

Se toma la tradición de envolver con banderas rojas o pintar de rojo los santuarios de veneración al Gauchito Gil, dado que es el color que caracteriza al Partido Autonomista en la provincia de Corrientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario